redes sociales

Modificación régimen examen de patentabilidad de software asociado a hardware

Las Directrices de la Oficina de Patente (INPI) sobre el Examen para el patentamiento de inventos, fueron aprobadas en Diciembre de 2003, por medio de la Resolución INPI-P-243.

 

En el ANEXO VII de estas Directrices se indicaba taxativamente la exclusión de la patentabilidad de los programas de ordenador, junto con otras materias como las obras literarias o artísticas, los descubrimientos o las teorías científicas, o los planes, reglas y métodos para el ejercicio de actividades económico comerciales, se debe a que estas materias no tienen la naturaleza de invenciones, siendo vinculadas a actividades intelectuales, mentales y/o teóricas.

 

En efecto, hasta la fecha, el Art. 6 de la Ley de Patente nº 24.481 (TO) excluía los programas de computación (software) como objetos patentables por alegar que los mismos son expresiones de la creación intelectual, teóricas, no susceptibles de reproducción o aplicación industrial, y carentes de una solución a un problema técnico.

 

La nueva Resolución P-318 del 7 de Diciembre, 2012 del INPI, efectúa las siguientes consideraciones, modificando el anterior criterio, aceptando el patentamiento de un software bajo las siguientes consideraciones.

 

Expresa dicha Resolución P-318 que, como regla general, si un invento tiene carácter técnico, es decir, si soluciona un aspecto técnico de la industria aportando una solución novedosa, se determina su patentabilidad.

 

Cuando una solicitud de patente vincula en forma novedosa una serie de instrucciones programadas (software) con un aspecto del equipamiento (hardware) y estos dos componentes se hallan interrelacionados de forma tal que el invento solo puede ser apreciado en su conjunto, el software, no separable del hardware, modifica el accionar del hardware, con lo cual tiene lugar un efecto técnico, entonces estamos frente a una invención patentable, aun cuando parte de la misma se refiera a un programa de computación.

 

Ello incluye toda secuencia lógica (software) que incida en el funcionamiento de un procesador (hardware).

 

En conclusión, un software reivindicado por sí mismo, no es patentable por no constituir un resultado técnico; Si el objeto reivindicado realiza una contribución técnica, el software asociado al hardware puede ser evaluado para su patentamiento.

 

B&S. Circular 03 / 2013